Bienvenidos

InstalaciÓn de un Observatorio GeofÍsico en Uruguay

Si bien Uruguay ha logrado alcanzar en las últimas décadas un nivel académico destacado en diversas disciplinas científicas y tecnológicas, el desarrollo de las Geociencias, y sus aplicaciones sociales e industriales, no ha tenido un desarrollo acorde a las necesidades y potencialidades del área. En particular, el monitoreo de parámetros geofísicos y su prospección – entendida esto en la mas amplia acepción del término Geofísica – es casi nulo a nivel de territorio uruguayo.

Esta situación implica importantes limitantes para el conocimiento del subsuelo, y el correspondiente potencial industrial del mismo, así como para la prevención sobre las consecuencias a nivel de la sociedad que puedan tener fenómenos como la sismicidad y las variaciones de campo magnético.

Uruguay es un país con un bajo riesgo sísmico, sin embargo el mismo no puede ni debe considerarse nulo. La ausencia de una Estación Sismológica permanente impide caracterizar adecuadamente los riesgos sísmicos en las distintas regiones y sus diferentes orígenes. El conocimiento de la actividad sísmica a nivel regional tiene, además del interés social de prevención, un interés económico vinculado a las medidas que se deben tomar para la mitigación de los movimientos causados por los sismos. Grandes estructuras como algunas de las existentes (represas) o las que están siendo proyectadas (plataformas petroleras, centrales atómicas), requieren de un cabal conocimiento de la actividad sísmica a nivel regional. El desarrollo de industrias como la minera, petrolera o hidroeléctrica pueden generar sismos artificiales (inducidos) que requieren de un control por parte del Estado y los privados.

Por otra parte, Uruguay se encuentra en centro de la Anomalía Magnética del Atlántico Sur, una región del planeta con los menores valores de campo magnético a nivel mundial. Esto trae consecuencias como ser una mayor vulnerabilidad a las radiaciones cósmicas nocivas. Además de las variaciones de largo plazo, el campo magnético de la Tierra se ve afectado por variaciones de corto plazo, producto de la interacción con el cambiante campo magnético solar y el viento solar. Las tormentas solares producen tormentas geomagnéticas, con consecuencias a nivel de las tele y radiocomunicaciones, y la generación de corrientes inducidas en líneas de alta tensión y ductos de larga extensión (gaso, minero u oleoductos). Por lo tanto la instalación de una Estación Geomagnética será de utilidad para varias actividades industriales y de prevención.