EstaciÓn SismolÓgica

La República Oriental del Uruguay no cuenta con un observatorio sismológico permanente. Esta carencia ha sido una de las principales causas por las que la sismología es un área de vacancia significativa en el desarrollo científico-tecnológico del país.

Al ubicarse nuestro país en una región geológicamente estable (intraplaca), alejado de los límites de placas tectónicas donde se generan la mayoría de los terremotos y volcanes (Fig 1), se ha asumido que no es necesario llevar adelante monitoreos y estudios sismológicos sistemáticos. Sin embargo es de destacar que sismos de intraplaca (en el centro de las placas tectónicas), si bien son poco frecuentes, pueden ser de grandes magnitudes y causar enormes daños como los ocurridos en 1812 y 1813 en Nueva Madrid (EEUU). Otros ejemplos de regiones de intraplaca con actividad sísmica son Australia (Fig 2) y Brasil (Fig 3)

Aunque el Uruguay es un país con un bajo riesgo sísmico, el mismo no puede ni debe considerarse nulo. Nuestra región ya ha experimentado terremotos y la ausencia de una Estación Sismológica permanente impide caracterizar adecuadamente los riesgos sísmicos en las distintas regiones, y puede significar importantes inconvenientes en el desarrollo de la actividad científica y socioeconómica

La real dimensión de la importancia de los estudios sismológicos está dada por la prioridad que dan a estos estudios otros países. Por ejemplo, Brasil adquirió recientemente unos 70 sismógrafos de banda ancha para redes temporarias. Cabe destacar que los riesgos sísmicos de Brasil no difieren sustancialmente de los de Uruguay, y en parte los comparten.

Por lo anterior, se considera que la compra e instalación de una Estación Sismológica dentro del Observatorio Geofísico es de singular relevancia para la Ciencia y la Sociedad uruguaya.



¿Por qué estudiar la sismicidad de Uruguay? ¡Cuales son los principales riesgos sísmicos en la región?


Entre las principales razones por las que el Estado uruguayo debiera contar con una Estación Sismológica permanente se pueden mencionar:


Sismicidad en la Cuenca del Plata: el riesgo sísmico en la Cuenca del Plata no es nulo, como lo prueban registros históricos de sismos con intensidades bajas a moderadas (Benavidez 1998). Merece destacarse el sismo ocurrido en 1888 que afectara ambas costas del Río de La Plata, produjera daños de cierta significación y hasta una tsunami en las aguas del Río de La Plata (en esa época la población era escasa). La repetición de un sismo de estas características hoy día podría producir daños materiales y humanos de gran envergadura, si se considera el aumento exponencial de la población en ambas riberas, el enorme y variado cuadro de infraestructura y la falta de concientización pública.

Otros sismos de relevancia en el Río de la Plata ocurrieron en 1971 (Jaschek 1972) y en 1988 (Assumpção 1998), este último en el borde de la plataforma continental, con epicentro a 250km al Este de Punta del Este. El sismo de magnitud 5.2 de la escala Ritcher, fue registrado por varios sismógrafos de la región (Figura 3).

No obstante, la sismicidad de la Cuenca del Plata es virtualmente desconocida, en buena parte debido a la ausencia de observatorios sismológicos en Uruguay (y en sus cercanías). Este desconocimiento implica que no puede evaluarse con precisión el riesgo sísmico real de la región así como la localización, extensión y actividad de las potenciales fallas activas. La instalación de un observatorio sismológico en nuestro país permitirá comenzar a subsanar este enorme déficit.


Colapsos gravitacionales en el talud continental: el talud continental es la porción de continente situada bajo el mar. Esta región posee grandes relieves, valles y montañas de sedimentos, en la que se pueden producir grandes deslizamientos de tierra. Estos son causantes de sismos que pueden alcanzar magnitudes moderadas y a su vez pueden ser generadores de tsunamis.

El talud continental de Uruguay, del sur de Brasil y de Argentina ha sufrido y sufrirá en el futuro procesos de remoción en masa producto de la inestabilidad gravitatoria de parte de los sedimentos allí depositados. Contar con un Observatorio Sismológico permitirá monitorear estos fenómenos, sus causas y su potencial como generadores de tsunamis y evaluar los riesgos de las diferentes poblaciones costeras ante tales procesos, permitiendo el desarrollo de un sistema de prevención y alerta de tsunamis.


Sismos Artificiales: Por otra parte el monitoreo sísmico permitirá estimar la relevancia de los sismos artificiales (sismos inducidos) asociados a diversas actividades industriales que requieren una evaluación seria mediante un monitoreo continuo de su actividad.

Por ejemplo, los grandes lagos de las represas hidroeléctricas pueden producir sismos debido a que su peso produce desequilibrios que deben compensarse por el reacomodo de masas en la corteza. Las principales represas del mundo poseen de uno a dos sismógrafos para controlar su sismicidad.

Además, el importante desarrollo que está teniendo la actividad minera en Uruguay debe ir acompañado de un control de las consecuencias ambientales que la misma puede acarrear. Las explosiones generan sismos que deben ser monitoreados.


Estudio de las estructuras del subsuelo de nuestro país: El estudio de las ondas sísmicas recibidas en observatorios provenientes de sismos cercanos y lejanos permite determinar cómo está conformada la corteza bajo el Uruguay (morfología y propiedades del basamento geológico). Estos estudios no solo tienen un alto impacto académico, sino que aportan conocimiento de base sustancial para una mejor y más eficiente exploración y prospección de los recursos naturales.


Prevención de daños: El conocimiento de la actividad sísmica a nivel regional tiene, además del interés social de prevención, un interés económico vinculado a las medidas que se deben tomar para la mitigación de los movimientos causados por los sismos.

En particular, cabe destacar, el análisis que está llevando adelante el Gobierno de Uruguay en relación al uso de la Energía Atómica y la instalación de una Central para esos fines. Entre los aspectos de seguridad a analizar ante la construcción de una Central Nuclear están los riesgos sísmicos.

Otro problema similar al anterior representa la prospección de recursos petroleros mar adentro (off-shore) y la posible instalación de plataformas petroleras en la plataforma continental uruguaya o la instalación de grandes represas hidroeléctricas, que pueden estar sometidos a una actividad sísmica regional, que inviabilice dichos proyectos. Por tanto, la instalación de una estación sísmica aportará datos fundamentales para los estudios de factibilidad.


Formación de Recursos Humanos: La carencia de una Estación Sismológica ha impedido casi completamente la formación de recursos humanos en Sismología en Uruguay con el consiguiente déficit en una disciplina estratégica dentro del campo de las Ciencias de la Tierra.